June 14, 2021

El “sofagate” de Ankara relanza la causa de las mujeres en Bruselas

CARTA DE BRUSELAS

No se sabe si las relaciones entre Charles Michel, presidente del Consejo Europeo, y Ursula von der Leyen, su homóloga en la Comisión, se han suavizado desde el “sofagate”: durante una visita a Ankara el 6 de abril, el primero estaba sentado en un sillón junto al presidente turco, Recep Tayyip Erdogan, y dejó que su anfitrión se sentara a un lado, en un gran sofá beige, del exministro alemán.

Pero el caso al menos habrá tenido el mérito de desenterrar un antiguo borrador de directiva, que alienta a los estados miembros de la Unión Europea (UE) a garantizar a las mujeres al menos el 40% de los puestos en los consejos de administración de las sociedades cotizadas. .

Artículo reservado para nuestros suscriptores Leer también “Sofagate”: el incansable llamado de Ursula von der Leyen a las mujeres

La frustrada vida de este texto comenzó en marzo de 2011, cuando la entonces comisaria de Justicia, Viviane Reding, pidió a las grandes empresas europeas que se comprometieran a feminizar su consejo de administración, en ese momento masculino con un 86,5%. En esta ocasión, la luxemburguesa sostiene que la igualdad de género está consagrada en el Tratado de Roma de 1957.

” Francia [l’un des pays les plus en avance sur cette thématique à la fin des années 1950] temía que la mano de obra femenina barata en otros Estados miembros ”, Alemania en particular, no la convierte en una competencia desleal, explica entonces. Por tanto, la igualdad de género es un valor fundamental de la UE. Ante la reticencia de sus interlocutores -sólo veinticuatro empresas, entre ellas la francesa Guerlain y LVMH, dan seguimiento- decidió presentar una directiva en marzo de 2012.

Un proyecto sin compromiso

El Reino Unido, muy apegado a su soberanía, no quiere oír hablar de ello y toma la cabeza de la oposición, dentro de los estados miembros. En ese momento, España estaba a su lado, cuando Varsovia estaba del otro lado. Ante el bloqueo, el ejecutivo comunitario incluso consideró, por un tiempo, retirar el texto en 2014.

El Brexit no cambia nada, los Veintisiete no logran encontrar un compromiso. Lo discuten por última vez, en febrero. 2019, durante una reunión en Bruselas de sus embajadores ante la UE, sin más éxito: diez de ellos -Alemania, Polonia, Hungría, Holanda, Dinamarca, Suecia, Estonia, Eslovaquia, Letonia y Croacia- siguen oponiéndose a este texto. Desde entonces, el tema no se ha puesto en la agenda y la llegada del Covid-19 ha acabado de enterrarlo.

Artículo reservado para nuestros suscriptores Leer también Las mujeres van ganando progresivamente su lugar en los órganos de gobierno de las grandes empresas

Sin embargo, el proyecto de directiva no es el más restrictivo. No impone cuotas, pero pide a los europeos que definan criterios objetivos -como el nivel de educación, el tiempo de permanencia en la empresa, etc.-, cuya adopción ayudaría a las mujeres a estar mejor representadas. También establece que en presencia de candidatos con las mismas calificaciones, se debe dar prioridad al candidato del sexo infrarrepresentado. Y deja a las capitales la elección de las sanciones que se impondrán.

Tienes el 48,85% de este artículo para leer. El resto es solo para suscriptores.

find