June 15, 2021

Con el impuesto mínimo global, los países del G7 esperan el fin de los paraísos fiscales

Calificado como“Histórico” Por varios países europeos, el plan de reforma de la fiscalidad global, respaldado el sábado 5 de junio por los ministros de Finanzas del G7 en Londres, fue rápidamente criticado por varias ONG y economistas, que hubieran esperado que fuera más ambicioso.

“El acuerdo del G7 para introducir un impuesto mínimo global de al menos el 15% es insuficiente para generar ingresos significativos tanto para el Norte como para el Sur”, reaccionó el sábado la asociación Icrict, un grupo de expertos a favor de una vigorosa reforma de la fiscalidad internacional. ” Una tasa impositiva del 15% se acerca a la de los paraísos fiscales como Irlanda y Suiza. “ El economista Gabriel Zucman, detrás de la creación del flamante Observatorio Fiscal Europeo, había abogado por una tasa de al menos el 25%. El proyecto de reforma también es criticado por CCFD-Terre solidaire, con el argumento de que “Claramente aprovechar los países ricos, donde se encuentran las sedes de las multinacionales, en detrimento de los países donde se desarrollan las actividades, en particular los países en desarrollo”.

Artículo reservado para nuestros suscriptores Leer también G7 Finance da un paso histórico hacia la reforma fiscal global

Por el contrario, uno de los grandes artífices de la reforma, Pascal Saint-Amans, director del Centro de Política y Administración Tributaria de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE), insiste en “El gran éxito” La política ganó, después de años de inacción frente a los paraísos fiscales y las estrategias de optimización fiscal: “Es la culminación de un largo trabajo con miras a la regulación fiscal global”, él declara a Mundo. La llegada del demócrata Joe Biden a la Casa Blanca, en enero de 2021, habrá dado el impulso decisivo, en un contexto de déficit presupuestario agravado por la pandemia Covid-19. Si se aplica la reforma, las ganancias obtenidas en el exterior por las multinacionales estarán gravadas al menos en un 15%, mientras que hoy están subgravadas o totalmente exentas de impuestos en paraísos fiscales. La tasa del 15% es un piso.

Una “lucha difícil”

Tras negociaciones muy políticas, los principales financistas de siete de las principales potencias económicas del planeta -Estados Unidos, Reino Unido, Canadá, Alemania, Francia, Italia y Japón- se han comprometido a apoyar la reforma fiscal integral implementada. en construcción por la OCDE, a petición del G20 (el grupo formado por los diecinueve países más ricos y la Unión Europea). Acordaron apoyar los dos pilares de esta reforma: además de un impuesto corporativo global“Al menos el 15%”, una revisión completa de la normativa tributaria destinada a conducir, a nivel internacional, a un reparto más equitativo de los derechos tributarios entre los países donde las multinacionales tienen su sede y aquellos donde tienen sus mercados y sus clientes. “Nunca se había discutido tal redistribución, en particular a favor de los países en desarrollo”, apoya al Sr. Saint-Amans.

Tienes el 52,84% de este artículo para leer. El resto es solo para suscriptores.

he said