June 19, 2021

Peugeot acusado a su vez en Francia

Después de Renault y Volkswagen, Peugeot también fue acusado en Francia en la investigación de fraude en los controles anticontaminación de generaciones anteriores de motores diésel, anunció Stellantis, empresa matriz del fabricante francés, este miércoles por la noche.

“Automobiles Peugeot SA, una filial al 100% de Stellantis NV, fue acusada hoy por los magistrados de instrucción por acusaciones de engaño relacionadas con la venta de vehículos diésel Euro 5 que tuvo lugar en Francia entre 2009 y 2015”, dijo el grupo en un comunicado.

Una fuente judicial confirmó el miércoles la acusación contra Peugeot del jefe de “El engaño que pone en peligro la salud humana o animal”.

Leer también “Dieselgate”: Renault acusado de “engaño”

“Otras dos subsidiarias de Stellantis, Automobiles Citroën SA y FCA Italy SpA., Serán escuchadas por los magistrados instructores, respectivamente el 10 de junio y julio, en el marco de la misma investigación judicial”, también indicó el grupo Stellantis.

Peugeot estaba obligado a pagar un “Vínculo” por importe de 10 millones de euros, incluidos 8 millones de euros para el posible pago de daños y multas, así como la prestación de una garantía bancaria a primera demanda de 30 millones de euros “Para compensar cualquier daño”, detalló la empresa.

Hasta 5 mil millones de euros en multas

Peugeot es “En proceso de evaluar la regularidad de esta medida y la conveniencia de impugnarla”, advirtió Stellantis en su nota de prensa.

“Nuestras subsidiarias creen firmemente que sus sistemas de control de emisiones cumplieron con todos los requisitos aplicables entonces y continúan cumpliéndolos hoy, y esperan la oportunidad de demostrarlo”, dijo el grupo.

Un informe de la DGCCRF (Dirección General de Competencia, Consumo y Control del Fraude), remitido a los tribunales en febrero de 2017, refería un “Estrategia global para fabricar motores fraudulentos y luego comercializarlos”.

Según los investigadores, unos 1,9 millones de vehículos diésel de la generación Euro5 (estándar en vigor hasta 2015), “Cuyo motor funciona de acuerdo con estrategias fraudulentas”, fueron vendidos por PSA (Peugeot-Citroën) entre septiembre de 2009 y septiembre de 2015 en Francia.

En vista de las violaciones observadas, la DGCCRF evaluó la multa máxima en la que incurrió la empresa en 5 mil millones de euros. Una suma enorme, sin embargo cuatro veces menor que la multa máxima, 19.700 millones de euros, tasada esta vez por la DGCCRF para Volkswagen.

Leer también “Dieselgate”: Volkswagen, a su vez, acusado en Francia de “engaño”

El mundo con AFP

Sitio web