June 19, 2021

Para el Estado, el proyecto de ley de los EMP será menos importante de lo que se temía

¿Los 140.000 millones de euros en préstamos garantizados por el Estado concedidos a las empresas para salir de la crisis constituyen una auténtica bomba de tiempo para la economía, por el riesgo de quiebras y deudas impagadas? Una nota escrita por investigadores del Instituto de Políticas Públicas (IPP) y publicada el miércoles 9 de junio relativiza en gran medida los riesgos tradicionalmente asociados con las EMP. Por el contrario, según sus autores, esta medida “Parece haber protegido a sus beneficiarios de quiebras que de otro modo habrían sido inevitables”. Y dadas las perspectivas de recuperación económica, el riesgo de que un gran número de empresas no pueda devolver sus préstamos es limitado, subrayan los cuatro economistas que firmaron la nota, Laurent Bach, Nicolas Ghio, Arthur Guillouzouic y Clément Malgouyres.

Artículo reservado para nuestros suscriptores Leer también La recuperación global, palanca para la reactivación de las empresas francesas

“A corto plazo, al menos, nuestro diagnóstico es bastante tranquilizador”, resume Arthur Guillouzouic. “Ciertamente, los préstamos contraídos por las empresas han incrementado su endeudamiento bruto. Pero parece que las empresas han obtenido estos préstamos a gran escala como precaución en un contexto de extrema incertidumbre. En cambio, los usaron como seguro, sin gastar dinero en efectivo. “ Para llegar a estas conclusiones, los investigadores de IPP examinaron los balances de las empresas cotizadas que se beneficiaron de los PGE, así como los de las empresas que cerraron sus cuentas antes del 31 de diciembre de 2020.

“Tal magnitud”

El carácter masivo de los préstamos garantizados por el Estado -casi 680.000 empresas se han beneficiado de ellos, es decir, una de cada tres empresas, diez veces más que durante la crisis de 2008-2009-, el monto de las sumas comprometidas y el contexto de la crisis pueden ciertamente Darle un sudor frío a los bancos, que asumen el 10% del riesgo, como a Bercy, que asume el 90%. “Estos préstamos han crecido hasta tal punto que se temía que para una gran parte de las empresas la carga de la deuda se vuelva rápidamente insostenible”, admite la nota del IPP.

Philippe Brassac, presidente de la Federación Bancaria Francesa y director general de Crédit Agricole, si no hubiera estimado, a mediados de enero de 2021, que entre el 5% y el 10% de las empresas que han obtenido uno de estos préstamos no podrían cumplir con sus plazos. ? A mediados de mayo, un informe de información del Comité de Finanzas del Senado expresó su alarma por “Posibles efectos en cascada vinculados a los EMP”, combinando quiebras de empresas incapaces de saldar su deuda, caída de las inversiones y aumento de las deudas incobrables de los bancos. El último y temido escenario es que una crisis financiera se sumará a la crisis vinculada al Covid-19.

Tienes el 48,96% de este artículo para leer. El resto es solo para suscriptores.

artículo