June 19, 2021

Bancos europeos mal preparados para la pérdida de valor de sus activos fósiles

« Activos fósiles, ¿las nuevas subprimes? La comparación es aterradora. En un informe publicado el jueves 10 de enero, el Instituto Rousseau y las ONG Reclaim Finance y Friends of the Earth se arriesgan, sin embargo, trazando un paralelo entre los llamados créditos “podridos” acumulados por los bancos en 2008 y sus activos relacionados actuales. . Financiamiento de combustibles fósiles. De hecho, su valor está a punto de caer “Porque el cumplimiento del acuerdo climático de París conducirá a una disminución significativa y continua en el uso de combustibles fósiles”, indicar los autores. Esta devaluación “Podría producir turbulencias importantes, incluso generar una nueva crisis financiera”, predicen.

Artículo reservado para nuestros suscriptores Leer también Total intenta resistir a los hiperactivistas climáticos

Este miedo no es nuevo. En un discurso que se ha hecho famoso, pronunciado en 2015 ante las principales finanzas británicas, Mark Carney, entonces gobernador del Banco de Inglaterra, había profetizado que el cambio climático estaba “La tragedia del horizonte”. Y advirtió al mundo financiero sobre “Riesgos de transición” generado por un cambio hacia una economía baja en carbono, que podría transformar los activos financieros “Intensivo en carbono” en “Activos varados”.

“Los bancos no están preparados”

Son estos “activos fósiles” los que el informe buscaba cuantificar, es decir, productos financieros que contribuyan al financiamiento de las actividades de exploración, explotación, distribución (incluido transporte, refino, etc.) de petróleo, gas y carbón, y la producción de electricidad de estos recursos. El estudio de los once principales bancos de la zona euro “Revela que acumulan un stock de más de 530.000 millones de euros de activos vinculados a los combustibles fósiles”, o el equivalente de “95% de su capital total” (el volumen de capital en poder de los bancos, proporcionándoles un colchón en caso de un duro golpe).

Estos activos representan para todos los bancos estudiados una parte muy importante de sus fondos propios, que van desde el 68% para el establecimiento español Santander, al 131% para Crédit Agricole. “Esto es tanto más grave cuanto que estos activos fósiles solo representan la punta del gigantesco iceberg formado por todos los sectores que necesariamente requerirán una transición: aeronáutica, automotriz, petroquímica”., dice el documento.

Te queda un 50,48% de este artículo por leer. El resto es solo para suscriptores.

desde esta fuente